Friday, 22 July 2016

Reseña: A todos los chicos de los que me enamoré de Jenny Han.

SINOPSIS Y RESEÑA SIN SPOILERS:

Lara Jean guarda sus cartas de amor en una caja. No son cartas que le hayan enviado, las ha escrito ella, una por cada chico de los que se ha enamorado. En ellas se muestra tal cual es, porque sabe que nadie las leerá.
Hasta que un día alguien las envía por equivocación y la vida amorosa de Lara Jean pasa de «imaginaria » a estar totalmente fuera de control.

Jenny Han es definitivamente una de mis autoras favoritas, y su trilogía de verano, mis libros más preciados. Por eso, y porque mi hermana no dejaba de recomendármelo, decidí leer esta novela. La he disfrutado, puede que no tanto como esperaba, pero es sin duda una novela digna de buenas reseñas.

Lara Jean es una chica muy atada a su familia, en especial a su hermana mayor Margot. Tras la muerte de su madre, Margot cogió el timón junto a su padre y adoptó el papel de madre. Lara Jean se ve condicionada a su opinión y entre líneas se ve claramente lo mucho que depende de ella. De hecho, toda la familia depende de Margot y sus cuidados. Pero Margot se marcha a Escocia a estudiar, y en casa de las hermanas Song reina el caos. Lara Jean intenta adaptarse al hueco que Margot ha dejado, pero no es lo mismo sin ella.

A partir de ese momento, la historia arranca dejando a Lara Jean en un momento difícil y crítico en su vida. No solo las cosas se han torcido en casa, sino que sus cartas de amor han sido enviadas y cinco chicos han recibido declaraciones demasiado personales de nuestra protagonista.

Debo empezar diciendo que la idea de las cartas es muy original y única, algo que nunca había leído y que he disfrutado muchísimo. Dentro de lo que cabe, es bastante realista; estoy segura de que todxs alguna vez en la vida hemos escrito algo a alguien sin intención de hacerlo llegar.

Hablemos de los personajes. Lara Jean me ha parecido una chica bastante realista, aunque se me ha hecho difícil conectar con ella y entenderla completamente. En algunos momentos me ha sacado de mis casillas, pero por lo general la he disfrutado mucho. Conocer su historia y ver los baches que ha tenido que superar me ha hecho estremecer, y verla tan sumisa ante su familia ha conseguido entristecerme. Es una chica romántica e insegura en un nivel muy humano, y eso lo he disfrutado mucho. A lo largo de la novela conocemos mejor a su personaje, profundizando pero sin llegar demasiado lejos... Como ya he dicho, no he acabado de conectar con ella.

Los personajes masculinos, los destinatarios de las cartas, me han encantado. El más destacado, Peter Kavinsky, me ha robado el corazón, y de muy mala manera. He odiado muchas de sus actitudes, pero en algunos momentos, en pequeños e insignificantes gestos, me ha enamorado. Me ha sido difícil decidir qué chico me atrae más, porque la verdad es que Josh, el novio de Margot, me ha gustado un poco más, por su constancia a lo largo de la novela. Los giros y cambios en Peter todavía me hacen dudar. Jenny Han es experta en vendar los ojos del lector y construir un par de relaciones para después pedir que elija una y que parezca imposible. A cada paso que doy, contra más segura estoy de lo que siento hacia uno y hacia el otro, la autora me hace retroceder y volver a considerarlo.

Las hermanas de Lara Jean me han parecido irritantes y muy divertidas. En realidad, una de ellas es la irritante y la otra es la divertida. Margot, la nueva madre de la casa, me ha sacado de mis casillas, y lo peor es que no tengo una buena razón para sentir ese odio hacia ella. Puede que ver a Lara Jean tan subordinada a ella me haya afectado, y puede que no haya conectado con la protagonista, pero definitivamente he desarrollado una especie de sentimiento protector. Kitty, por otro lado, la pequeña de la casa, me ha encantado. Sus ocurrencias, sus comentarios... es genial.

En cuanto a trama, no hay mucho que comentar. Es bastante plana, aunque extraordinaria y original, y muy sencilla. Típico de Jenny Han, resaltar la belleza de lo cotidiano, lanzar al estrellato una vida normal, una historia sin giros en cada página. Lo bonito y espectacular de esta novela es su sencillez, su monotonía, lo real que puede llegar a ser.

Puede que lo que no me acaba de convencer de la novela es lo muy centrada que está en la familia, y como a veces el amor se ve llevado al segundo plano. Pero a la vez, la familia es fundamental en esta historia, y lo es todo para Lara Jean, así que tiene sentido que sea así. Aun así, me hubiera gustado llevar más lejos el romance y vivirlo más de cerca, más real.

Aunque se trate de una historia navideña, la recomiendo para cualquier época del año, porque es extremadamente fácil pasar las páginas y seguir leyendo. Jenny Han tiene una pluma impecable, muy suya. Ligera, ágil, sencilla y muy adictiva a su misma vez.

A todos los chicos de los que me enamoré es una primera parte dulce, muy tierna y sencilla, hogareña y realista, que no sorprende pero enamora, que no te hace perder la cabeza pero sí trocitos de corazón. Sin duda, una novela para los amantes de la literatura juvenil contemporánea realista.

MI PUNTUACIÓN:


4 comments:

  1. ¡Hola! Tengo muchas ganas de leerlo. Sobretodo ahora que ha salido la segunda parte. Y aunque el género romántico contemporáneo no me suele gustar, estas novelas cortitas y ágiles sí las disfruto. ¡Gracias por la reseña!
    Un beso<3

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Gracias por tu comentario! Espero que la disfrutes, un besazo <3

      Delete
  2. ¡Hola! Yo lo leí hace unos meses y me gustó mucho. Dentro de poco leeré la segunda parte aunque no la veo del todo necesaria.
    Un beso!

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola! Gracias por comentar <3 La verdad es que los libros de Jenny Han son tan simples que nunca necesitan continuación, aunque acaban siendo geniales. Un besazo <3

      Delete