Wednesday, 28 June 2017

ESTOODEEANDO| EXPERIENCIA SEGUNDO DE BACHILLERATO: segundo y tercer trimestre.

Hola, mis little anchors! Bienvenidos una entrada más a Marta's Bookshelf.

Hoy os traigo la esperada continuación a mi experiencia en el primer trimestre de segundo de bachillerato. Hoy os traigo mi experiencia en el segundo y tercer trimestres, pero podéis leer cómo me fue el primero en este link de aquí.

BIENVENIDOS UNA VEZ MÁS A ESTA SECCIÓN: ESTOODEEANDO.



Empecemos por enero. Al volver de las vacaciones de Navidad, los estudiantes de Cataluña hacemos la exposición del Treball de Recerca, un trabajo de investigación para el cual trabajamos todo un año. Bueno, por suerte me supe manejar muy bien, con una organización decente y pude llevarlo todo adelantado y bien presentado, y pude optar a la mejor nota, pero eso no quita el cansancio mental del momento. Imaginaos, reuniones con profesores casi cada día, ensayos de exposición, correcciones de última hora... además de clases normales, exámenes y demás. Una auténtica locura


El segundo trimestre fue efímero, casi no lo noté. Era un no parar de exámenes, trabajos, ejercicios y vuelta a empezar, Llegaba un punto en el que te sentías medio dormida y ajena a toda la situación. Supongo que es porque me superaba. Demasiada cosa en tiempo insuficiente, una carrera a contrarreloj, vamos.

Con esfuerzo y organización, conseguí una media de 8.4 pero, siendo lo perfeccionista que puedo llegar a ser ne temas académicos, me sentía frustrada. Hay pocas sensaciones tan amargas como el esforzarte al máximo y no conseguir gran cosa.

El tiempo voló de manera alucinante y llegó una Semana Santa cargada de estudios con la que me desmotivé bastante.

El tercer trimestre, de a penas dos semanas de clase (sin contar la semana de exámenes finales), llegó en nada, y con él, la presión y el miedo de la selectividad. Si antes los profesores la mencionaban, en aquellas últimas semanas la respiraban. Todo giraba entorno a la temida prueba y, aunque se agradezca una buena preparación, no creo que sea lo mejor para tratar con alumnos, que no dejan de ser adolescentes al borde del abismo que es el futuro. Al fin y al cabo, la Selectividad es una prueba que, supuestamente, nos va a decir cuán buenos somos y qué merecemos. Vergonzoso, lo sé, pero así es. En fin, suficiente llevamos los estudiantes por dentro como para que los profesores nos machaquen con el temita también.

Las dos semanas vuelan y llegan los momentos de dudas, de "¿soy lo suficiente buena como para enfrentarme a esto?", "¿me vale la pena?". Son semanas de autoestima baja, de emociones a flor de piel, de frustraciones y miedos, incertidumbre... Y llegan los exámenes finales. Largos, difíciles, agotadores. 

No me podía quedar tranquila con mi media de bachillerato, así que me presenté a un par de asignaturas para subir nota y... ¡lo conseguí! Acabé bachillerato con un 9.3 de media y matrícula de honor. Y mucho miedo y agotamiento. Al fin y al cabo, acabar bachillerato significa empezar a preparar la Selectividad, y eso da miedo.

Así pues, mi segundo de bachillerato ha sido una absoluta montaña rusa de emociones. No he sentido gran cosa, la cantidad de cosas pendientes mantenían mi mente ocupada, pero el cansancio estaba presente en todo momento. Hubo un momento en el que el cansancio mental no tenía por dónde más desbordar y decidió atacar a mi físico. Lo nunca visto: por las tardes necesitaba tumbarme en la cama, en vez de leer o sentarme con el ordenador a hablar con vosotrxs. 

Sí, este curso he tenido que dejar de lado la lectura, que es lo que más me gusta. He tirado más de series, pues llegar agotada de clase y poder tumbarme en la cama con un móvil conectado a alguna plataforma como Ororo para ver un episodio, ha sido mi manera de evadirme y despejar la mente estas últimas semanas.

Y, tras todo esto, quiero animaros a luchar, a encontrar cualquier tontería que os sirva de motivación. No dejéis de luchar ni un día. Es mejor trabajar un poco cada tarde que hacerlo todo la tarde antes. Si vuestra motivación es algo tan simple como poder ver un episodio después de una tarde de estudio, adelante. Agarraos a los que os apoyan, no dejéis que el miedo os consuma y trabajad como nunca lo habéis hecho.

¡Hasta aquí la entrada de hoy! Dejadme en los comentarios cómo ha ido vuestro año, sea el curso que sea, y qué tenéis pensado hacer el año que viene.

¡Nos leemos! 

2 comments:

  1. ¡Hola!
    Me alegro de que al final te haya salido todo bien. Yo también he terminado 2º de bachillerato y ha sido mucho más duro de lo que me pensaba, pero el esfuerzo ha valido la pena. En mi caso, las últimas semanas fueron las peores por los exámenes finales pero me puse a ello y me olvidé de todo lo demás y al final lo conseguí. Yo terminé bachillerato con una media de 7,5 y ya hice la EBAU y hasta ya tengo la nota. Tengo un 10,37 así que ahora podré estudiar la carrera que me gusta sin ningún problema, que es turismo.
    Me ha gustado que hayas contado tu experiencia. Es un curso muy duro pero con organización y con esfuerzo se puede sacar.

    ¡Besos!

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Hola!
      Muchísimas gracias por compartir tu experiencia con nosotrxs. Me alegra muchísimo que te llegue la nota para los estudios que quieres cursar. Un besazo!

      Delete